La columna vertebral está compuesta de muchas partes. Es una estructura que ayuda a soportar gran parte del peso corporal y protege la médula espina. Tiene 33 vértebras ,7 cervicales, .12 torácicas ,5 lumbares y 5 vértebras sacras, que están unidas 4 a 5 vértebras rudimentarias o coccí­geas.

Anatomí­a de la columna vertebral

La columna está compuesta por el cuello o columna cervical, espalda o columna torácica y la parte baja de la espalda o columna lumbar). En la parte inferior de la espalda, también se encuentran el sacro y el cóccix.

Las vértebras cervicales se identifican como C1-C7, es decir, que son siete las vértebras en esa zona. Tenemos 12 vértebras en la columna torácica, T1 a T12, que abarca desde los hombros hasta la cintura. Además, existen cinco vértebras en la zona lumbar, L1 a L5. La porsión mas distal, el sacro, está conformado por cinco vértebras fusionadas. . El cóccix es un pequeño hueso fusionado ubicado en el extremo inferior de la columna.

La columna vertebral posee además articulaciones ubicadas en la parte posterior de las vértebras. Estas articulaciones (Facetas) permiten el movimiento y son muy importantes para la flexibilidad del cuerpo.

Entre las vértebras se encuentran los discos intervertebrales. Estos actúan como verdaderos amortiguadores. Cada disco está conformado por un anillo exterior denominado ‘anillo fibroso’ y una sustancia interior gelatinosa denominada ‘núcleo pulposo’.

Las vértebras y los discos conforman un canal raquí­deo que cubre la médula y los nervios espinales. Estos nervios salen del interior de la columna y se dirigen hasta las diversas partes del cuerpo permitiendo la comunicación entre el cerebro y las distintas partes del cuerpo.

La espalda posee además, músculos, ligamentos, tendones y nervios. Los músculos son masas de tejidos que sostienen la columna, le dan estabilidad. Los ligamentos son las estructuras fuertes de tejido fibroso que unen los huesos y los tendones conectan los músculos con los huesos y los discos.

El dolor de espalda puede ser el resultado de una lesión de una o varias estructuras de la columna. Las lesiones de músculos, ligamentos o tendones pueden provocar distensiones o esguinces, que por lo general no son graves. Sin embargo, las lesiones de huesos, nervios o discos, determinan la mayorí­a de los dolores de espalda y las lesiones de los discos con la salida del material del centro del disco determinan la formación de las hernias del núcleo pulposo (HNP).