La mala postura es un concepto bastante amplio y general. La columna vertebral normal presenta curvas que se observan en la visión lateral (Lordosis en el cuello y espalda baja y cifosis en espalda dorsal). En la visión frontal debe ser absolutamente vertical desde el cuello hasta el sacro.
Existen curvas anormales llamadas deformidades estructurales, siendo las mas conocidas la escoliosis y el dorso curvo. Sin embargo, a pesar de que la columna no presente ninguna deformidad estructural pueden aparecer deformidades de la postura mas conocidas como «mala postura».

La mala postura no se debe a ninguna enfermedad de la columna y son simplemente vicios posturales, es decir, la persona adquiere ciertas posturas por malos hábitos y falta de musculatura. Es muy frecuente observar personas sentadas en la silla sin apoyo en el respaldo, con los hombros caí­dos y la cabeza en flexión. Si esa posición la mantenemos por varias horas en muchos casos produce desagradables dolores en algún punto de la espalada.
Es un motivo frecuente de consultas al especialista en columna los padres que llevan a sus hijos adolescentes porque están siempre con los hombros caí­dos, sentados y acostados de cualquier manera.
Si todo lo anterior le sumamos el sedentarismo, stress, la ausencia de actividad fí­sica regular, el sobrepeso y obesidad y las fuerzas realizadas en forma cotidiana de manera inadecuada, tendremos distintas molestias (sí­ntomas) que a la larga nos llevará a tener enfermedades de la columna.
Por enumerar algunos sí­ntomas:

  • Dolor lumbar y cervical
  • Dolor de cabeza secundaria a contractura muscular del cuello
  • Dolor glúteo y muslos por fatiga muscular
  • Irritabilidad
  • Dolores en brazos por sobrecarga muscular asociada a la mala postura en la silla

Por lo tanto, la mala postura no solo tiene una connotación estética sino que también funcional, la columna se altera y eso lleva a corto, mediano o largo plazo a enfermedades de la columna.
Siempre se debe consultar al especialista frente a la presencia de dolor de espalda y en el caso de la mala postura cuando esta es fija, es decir, la persona a pesar de realizar un esfuerzo conciente no logra enderezarse.

¿Cómo corregir la mala postura?

No existen tratamientos milagrosos y en todos los casos requiere del compromiso del paciente y fundamentalmente de un cambio en los hábitos. No está indicado ni se recomienda ningún soporte externo (corset) ni existe evidencia que demuestre la utilidad de las correas u otros sistemas elásticos que el mercado publicita. Realizar kinesiologí­a o quiropraxia por perí­odos breves no es una solución a largo plazo.

Recomendaciones

  • Asumir que la mala postura es un problema que producirá en algún momento sí­ntomas y enfermedades de la columna u otra articulación.
  • Realizar actividad fí­sica en forma regular, al menos 2 o 3 veces a la semana. Se recomienda especialmente actividades o deportes que trabajan en forma localizada la espalda, yoga, pilates, natación, gimnasio, etc. Sin embargo, cualquier deporte es recomendable.
  • Los pacientes obesos o con sobrepeso deben ser evaluados y tratados por médicos especialistas antes de iniciar una actividad fí­sica.
  • Es muy importante el uso de sillas ergonómicas en personas que trabajan varias horas al dí­a sentado.
  • Dormir de lado (posición fetal o de espalda) ojalá con un colchón adecuado.